LA LEYENDA DEL P√ĀJARO TOH ūüź¶

El p√°jaro Toh o P√°jaro Reloj es un ave muy dif√≠cil de encontrar que suelen estar cerca de cuevas o Cenotes. Si alguna vez los has visto, estar√°s de acuerdo conmigo de que es un p√°jaro muy hermoso y su peculiar cola lo tiene como un ave √ļnico en la regi√≥n ya que parece un p√©ndulo que al posarse en las ramas de un √°rbol, lo mantiene moviendo de un lado a otro como un reloj.


También se le conoce por varios nombres como los mencionados anteriormente y también por nombres técnicos como Momoto Cejiazul, Barranquero en Colombia, Torogoz en El Salvador y Guardabarranco en Nicaragua.


‚ÄĘCUENTA LA LEYENDA


El P√°jaro Toh era considerado un ave real gracias a sus majestuosas y coloridas plumas que eran envidia de todas las aves en el reino maya. Por esa raz√≥n, el p√°jaro Toh sol√≠a ser muy arrogante y presumido que no conviv√≠a con los dem√°s y al que no le gustaba realizar trabajos de caza o b√ļsqueda de alimentos, prefer√≠a que las dem√°s aves hicieran todo el trabajo y √©l, √ļnicamente alimentarse de los mismos alimentos o reunirse con otras aves del mismo nivel (reales) para alimentarse de insectos o lagartijas.


Un día, el cielo del reino se tornó oscuro y fue cubierto de enormes nubes grises anunciando la venida de una gran tormenta, lo cual hizo que todas las aves se preocuparan.


Al verse alarmados, se convocó a una junta en la que asistirían todo tipo de aves, el tucán, el pájaro carpintero, los pericos, guacamayos, la chachalaca, pavo de monte y también estaba incluido el Toh entre otros, para organizarse y construir refugios para protegerse de la tormenta.


A los p√°jaros con picos grandes y fuertes se les encarg√≥ cortar las ramas y palos para construir el refugio m√°s resistente; a las aves terrestres se les encarg√≥ transportar todas las ramas cortadas y a los p√°jaros m√°s peque√Īos se les encarg√≥ recolectar alimento como frutos silvestres o pasto o hierva para cubrir el refugio.


Pero, ¬Ņqu√© fue lo que le encargaron al p√°jaro Toh? La verdad es que le encargaron cualquier tarea pero √©l se neg√≥ a trabajar con ellos por el simple hecho de que √©l fuera un p√°jaro real y no deber√≠a realizar esas clases de tareas.


Las demás aves intentaban convencerlo de trabajar en equipo ya que todos necesitarían del refugio para cuando la tormenta llegara. Le decían que sería muy peligroso estar afuera y sin alimento que podría hasta morir pero para el pájaro toh eso no era suficiente para convencerlo.


El pájaro toh pasó un momento pensando y pensado sobre lo que le habían dicho las demás aves y por fin entró en razón, pero no hizo lo que todos esperaban que era ayudar al grupo, en vez de ello, comenzó a buscar su propio refugio. Pasaron varios minutos y por fin encontró un agujero en algunos arbustos y pensó que sería un buen refugio para la tormenta, se acurrucó y se puso a dormir.


Confiado de que su refugio era el ideal, olvid√≥ un peque√Īo problema, su larga cola se sal√≠a del agujero en el que se encontraba y algunos campesinos pasaban por el lugar aplast√°ndola.


La tormenta terminó y todas las aves estaban felices cantando y celebrando que podrían volver a volar los cielos. El pájaro toh escuchó todo ese ruido, despertó y voló junto a las demás aves y se puso a celebrar de igual manera cuando de repente todos se percataron de que había algo raro con él, su cola estaba tan maltratada y arruinada que se comenzaron a reir y burlar diciéndole que su cola fue destrozada por tanto trabajo que le costó encontrar su refugio.


Al no creerles, el pájaro toh miro hacía su cola y se percató que efectivamente estaba hecha un desastre que solamente tenía 2 varas colgando y al final unas cuantas plumas que pareciera que su cola fuera un par de flechas.


El pájaro toh avergonzado de su cola huyó hacia la selva donde cavó un agujero y se escondió para no ser la burla de las demás aves.


Hoy en día, el pájaro toh vive aislado de las demás aves trabajando solo y oculto en agujeros que la mayoría de las veces se encuentran cerca de cenotes que son considerados la puerta hacía Xibalbá. Por esa razón, es muy poco probable toparte con ellos.


La leyenda del p√°jaro Toh es una antigua historia de origen Maya, m√°s exactamente de la Pen√≠nsula de Yucat√°n. Seg√ļn dicen que los aventureros que se adentran en las selvas de esas regiones son guiados por el p√°jaro Toh para encontrar cenotes, es decir, estanques naturales ubicados en cavernas.




0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo