¿QUÉ SON LOS FIDEICOMISOS?

Los fideicomisos son herramientas financieras bastante utilizadas en todo el mundo y a pesar de que muchas personas no las conocen, su origen se remonta a los tiempos de la antigua Roma. Desde ese entonces, se han desarrollado diferentes tipos de fideicomiso orientados a cubrir distintas necesidades que tienen las personas.


Según la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito (LGTOC) que opera en México, un fideicomiso es un contrato por el cual puedes transmitir tus activos, que pueden ser bienes muebles e inmuebles, dinero o derechos, a un tercero, que puede ser persona física o moral que tendrá que administrar esos recursos según las normas que estipule el acuerdo firmado por las partes involucradas.


Estos contratos están bien regulados por la autoridad, así que son instrumentos seguros y confiables, además de una manera cómoda de administrar una parte de tu patrimonio que destinarás a un fin específico.


¿Quiénes participan en un fideicomiso?


Cuando se habla del fideicomiso, es necesario distinguir al menos las tres partes principales que componen esta figura mercantil: el fiduciante, el fiduciario y el fideicomisario.


•Fiduciante. También conocido como fideicomitente, es la persona física o moral (con patrimonio y personalidad propia) capaz de delegar determinados bienes o derechos a un tercero. Aquí, la LGTOC pone énfasis en la capacidad de goce, que se refiere a tu aptitud para adquirir derechos y obligaciones.


•Fiduciario. Son instituciones que están autorizadas para ejercer el mandato del fiduciante, es decir, son las encargadas de gestionar tus activos para transmitirlos al fideicomisario según lo pactado en el contrato.


•Fideicomisario. El beneficiario final de este procedimiento, puede ser una persona física con capacidad de goce o una persona moral con patrimonio y personalidad propia.


A su vez, la ley pone énfasis en que los bienes que conforman el fideicomiso tienen que ser destinados exclusivamente al fin que el fideicomitente defina y la institución fiduciaria está obligada a registrar contablemente los activos y mantenerlos separados de su propio patrimonio.




1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo