LAS PANADERÍAS DE ANTAÑO EN MÉRIDA 🥖 🍞

Las panaderías “Elena Vales” y “La Vieja”, además de “La Mayuquita”, son consideradas los más antiguos establecimientos de este ramo en la capital yucateca, donde el pan dulce acompañado de chocolate caliente o café eran toda una tradición familiar por las tardes.

Aún se recuerda por las calles el paso del ventero con su globo en la cabeza, donde transportaba una sabrosa variedad de panes como las conchas, la pata de queso, el tuti o el pan batido.

En la actualidad, a bordo de triciclos, los vendedores, en muchos de los casos de panaderías informales, recorren las calles llamando al público con el sonido de la bocina que ha sustituido el ruido que hacían al chocar las palmas de la mano abiertas.

A principios del siglo pasado, justo en el año de 1900, la panadería “Los Catalanes”, que se ubicaba en la 62 entre la 47 y 49 del barrio de Santa Ana, utilizaba carretones jalados por animales que al trotar hacían sonar los cascabeles que llevaban en el cuello, y era este el aviso para que las amas de casa salieran por su pan.

Es a esta panadería, propiedad de los iberos Vicente Diego y Manuel Llano, que se le atribuye ser los primeros en elaborar el pan francés, el cual pregonaban de una manera singular con los gritos de “Ces”, “cero” ataviados con la clásica boina vasca y sus alpargatas valencianas. Así fue hasta 1905 cuando traspasaron su establecimiento a su paisano, Don Constantino Fernández.

Sobre la calle 60 rumbo a la catedral de San Ildefonso, hasta la fecha labora la panadería “La Mayuquita”, que abrió sus puertas en 1940, tal como lo dice el letrero en la fachada, mientras que en el interior se conserva aún cierto ambiente que remonta al pasado, mientras que en el cruce de la 50 por 69, durante muchos años funcionó la “Panificadora La Reina”, que cerró sus puertas recientemente.

¡Vaya recuerdos!




0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo